Otras Terapias

Terapias alternativas: la sanación de la nueva era

El Tarot de Marsella

Aunque el tarot no es propiamente una terapia, sí es usado en muchas ocasiones como herramienta terapéutica. El Tarot de Marsella (en francés Tarot de Marseille) es la baraja de cartas del Tarot más conocida y de la cual derivan todas las posteriores. Se trata de un juego de 78 cartas, distribuidas en dos grupos: arcanos mayores y arcanos menores.

Origen del Tarot
La investigación de Michael Dummett, estudioso del Tarot, lo llevó a concluir que éste fue inventado en el norte de Italia en el siglo XV. Se cree que posteriormente se introdujo en el sur de Francia tras la conquista de Milán por las tropas francesas en 1499. Los antecedentes del Tarot de Marsella probablemente llegaron a esa ciudad francesa en aquella época. El juego del Tarot desapareció en Italia pero pervivió en Francia y Suiza. Cuando el juego fue reintroducido en Italia, ya contaban con los diseños hechos en Marsella.

El nombre de Tarot de Marseille, sin embargo, no es muy antiguo. Fue acuñado en los años 30 por el cartomante francés Paul Marteau, que dio este nombre colectivo a una serie de diseños realizados en Marsella, ciudad que era centro de manufactura de naipes. El Tarot de Marsella, como se conoce en la actualidad, proviene de dibujos luego producidas industrialmente en color por xilografía (estampación a partir de varios moldes de madera), realizados en 1751 y definitivamente fijados en el siglo XIX, que fueron reproduciéndose continuamente hasta nuestra época. Los dibujos son de carácter medieval y están inspirados en las vidrieras góticas, bien por la línea de traza similar, bien por los colores.

En 1998, el Tarot de Marsella Conver de 1.760 ha sido restaurado por el escritor y cineasta chileno Alejandro Jodorowsky y el maestro cartero Philippe Camoin, descubriendo en los moldes originales detalles olvidados y colores nuevos.

En 2003, aparece la última versión del Tarot de Marsella, editada por Ediciones Palmyra y LEMAT Comunicaciones a través del equipo de investigación LEMAT encabezado por Daniel Rodés y Encarna Sánchez que permiten recuperar numerosos símbolos antiguos desaparecidos de la baraja de Tarot. Además se incluye en sus imágenes el fondo dorado imitando el sistema conocido como pan de oro usado en la Antigüedad, partiendo de imágenes de origen medieval. En el año 1.466 los maestros carteros de Toulouse recibieron autorización para crear una corporación de fabricantes de cartas. Sin embargo la primera fábrica de cartas en Marsella no aparece hasta el año 1.631, bajo el maestro cartero Chosson. Esto quiere decir que el nombre Tarot de Marsella es unicamente comercial dado que en dicha ciudad no comenzaron a fabricarse cartas hasta casi 200 años más tarde de las realizadas en el pais cátaro francés (Toulouse) y la Lombardía italiana.

Estructura

Como otras barajas de Tarot, el Tarot de Marsella se divide en dos grupos principales:

* Arcanos Menores: La baraja consta de 56 cartas de cuatro palos: Bâtons (bastos), Épées (espadas), Coupes (copas) y Deniers (oros), al igual que la baraja española, y van del As (1) al 10. Además de éstas, existen cuatro figuras alegóricas para cada palo: Valet (sota), Chevalier or Cavalier (caballo), Reine (reina) y Roi (rey).

* Arcanos Mayores: Son un total de 22 naipes numerados. En ocasiones, la carta “El Loco” no está numerada, considerándose o la carta número “0” o la “22”.

I. Bateleur (El Mago)
II. La Papesse (La Papisa o La Sacerdotisa)
III. L’Impératrice (La Emperatriz)
IV. L’Empereur (El Emperador)
V. Le Pape (El Papa o El Sumo Sacerdote)
VI. L’Amoureux (El Enamorado)
VII. Le Chariot (El Carro)
VIII. La Justice (La Justicia)
IX. L’Hermite (El Ermitaño)
X. La Roue de Fortune (La Rueda de la Fortuna)
XI. La Force (La Fuerza)
XII. Le Pendu (El Colgado)
XIII. (Normalmente no tiene nombre, se le suele llamar L’Arcane sans nom (El Arcano sin nombre) o La Mort (La Muerte))
XIV. Tempérance (La Templanza)
XV. Le Diable (El Diablo)
XVI. La Maison Dieu (La Torre o la Casa de Dios)
XVII. L’Étoile (La Estrella)
XVIII. La Lune (La Luna)
XIX. Le Soleil (El Sol)
XX. Le Jugement (El Juicio)
XXI. Le Monde (El Mundo)
Sin número. Le Mat (El Loco)

La característica más destacada del Tarot de Marsella es que: todas sus cartas y elementos están relacionados.

Contiene una serie de códigos y estructuras que permiten relacionar fácilmente una carta con otra cuando éstos se conocen, permitiendo al intérprete de Tarot encontrar el hilo argumental, la historia que diversas cartas, colocadas una al lado de la otra, nos muestran. Cada uno de estos códigos podemos definirlos como las leyes de interpretación, una serie de elementos que cuando nos fijamos en ellos en una lectura nos permitirán leer e interpretar el Tarot de un modo preciso. Para ello, hemos de explicar previamente que el Tarot es un medio para conectar con nuestro inconsciente y por ello es importante que el consultante elija el mismo sus propias cartas, para que luego el lector le interprete el significado de las mismas. Hay que tener en cuenta que las cartas que aparecen en una tirada van dirigidas siempre al consultante, pues se trata de que su propio inconsciente, del mismo modo que ocurre en el proceso del análisis de sueños, le muestre al consultante el mensaje con claridad.

Fuente: Wikipedia

Aprende más sobre el Tarot de Marsella, adquiere tu libro por 16,90$ (10,90€)

Anuncios

7 mayo 2008 Posted by | Terapias | , , , | 4 comentarios